Übersetzung in spanischer SpracheDeutsch

Bienvenidos a la Fundación Pro Personas Mayores en el Mundo

(Christel Wasiek Stiftung – Seniorenhilfe weltweit)

Pobreza en la vejez es la triste realidad de la gran mayoria de las personas mayores en los países en desarrollo. Solamente rededor de un 20 % de la población adulta mayor a nivel mundial dispone de un ingreso regular, lo que lamentablemente raras veces alcanza para cubrir los gastos cotidianos para alimentación, salud y vivienda. La mayoría de las personas mayores de hoy nunca tuvieron empleos dentro del sistema de la seguridad social, por lo que no reciban una pensión. No obstante dependen de la ayuda de sus hijos y nietos, que a la vez muchas veces son pobres y no en condiciones de apoyar a los familiares viejos.

En algunos países de América Latina la situación económica de la población adulta mayor mejoró levemente por la introducción de régimenes de pensiones no-contributivas para la población rural o personas mayores de 70 años, que hace la pobreza un poco más soportable. Sin embargo esta pensión social es baja y pueda estar inferior a US $ 100,00. También se espera que los reclamos der la Convención Iberoaméricana sobre la Protección de los derechos de las Personas mayores (junio de 2012) serán cumplidos por los países de América Latina a mediano plazo.

La Fundación Pro Personas Mayores en el Mundo se centra en su trabajo a las personas mayores pobres y promueve, en cooperación con grupos locales y organizaciones de bien común, proyectos en América Latina con el fin de mejorar sus condiciones de vida. Se apoya sobre todo proyectos que:

La Fundación Pro Personas Mayores en el Mundo agradece de antemano todo interés y apoyo e invita al diálogo para que juntos logremos cumplir el reto de mejorar las condiciones de vida del ser humano y para que las mujeres y los hombres de hoy y mañana puedan envejecer con dignidad.

Christel Wasiek
Presidenta

E-Mail: post@seniorenhilfe-weltweit.org

La versión castellana del portal se elabora con el apoyo de Rosa Cristina Beyhs Monroy, voluntaria de la Fundación.

Top